Guía del eléboro: Cómo cultivar y cuidar el «Helleborus»

El eléboro es un género que contiene unas 20 especies de plantas con flor, conocidas comúnmente en el cultivo como eléboros. Estas flores son nativas de varias regiones de Europa y Asia, y la mayor concentración de especies se da en Turquía y el Cáucaso.

Esta planta de eléboro tiene algunas flores violetas.

Los eléboros son muy fáciles de cultivar y cuidar, pues sólo necesitan un lugar con sombra, un suelo adecuado y un riego ocasional para prosperar. Estas plantas son plantas ornamentales bastante populares en todo el mundo, no sólo por su naturaleza poco exigente, sino también por su abrumadora belleza.

Los eléboros cuentan con muchos cultivares impresionantes entre los que elegir. Algunos de ellos son «Gema de ámbar», «Gema de amatista», «Resplandor de ángel», «Rojo de Anna», «Remolino de bayas», «Algodón de azúcar», «Príncipe de marfil», «Rosa de Penny», «HGC Jacob», «Odisea de ónix», «Dobles pintados» o «Cuarzo rosa».

Acerca de los eléboros

  • Además de las variedades mencionadas anteriormente, los eléboros cuentan con muchos híbridos atractivos y únicos. Entre ellos están el ‘Candy Love’, el ‘Double Ellen White Spotted’, el ‘Harvington Double White’, el ‘HGC Pink Frost’, el ‘Party Dress Pink’ y el ‘Phoebe’.
  • Los híbridos de Helleborus ‘Walberton’s Rosemary’ y ‘Blackthorn Group’ con las especies H. argutifolius, H. foetidus, H. lividus y H. niger han obtenido el conocido Premio al Mérito en Jardines de la Royal Horticultural Society.
  • Los eléboros son adiciones espectaculares a las plantaciones masivas o de base, a los bordes sombreados, a los jardines forestales, a las zonas naturalizadas, bajo los árboles o los arbustos grandes, y a las macetas. Para obtener el mejor impacto visual, planta estas flores en grupos o como cubiertas del suelo.
  • Algunas especies de heléboros gozan de importancia cultural, desempeñando un gran papel en el folclore. Según una antigua leyenda cristiana, el H. niger (rosa de Navidad) brotó en la nieve de las lágrimas de una niña que no tenía un regalo para el niño Jesús en Belén.
  • Los eléboros aparecen muy a menudo en diversos mitos griegos. Por ejemplo, Melampo de Pilos utilizó el eléboro para curar a las hijas del rey de Argos de la locura que les había inducido Dionisio.
  • Otro pasaje de la mitología griega presenta a Heracles que, en un ataque de locura inducido por Hera, mató a sus hijos. Tras este episodio, su locura desapareció al ser curado por las plantas de Eléboro.
  • Muchas especies de Eléboros son venenosas tanto para las personas como para los animales. Para la seguridad de tus niños curiosos o de tus compañeros peludos, es aconsejable cultivar estas flores en un lugar donde tus seres queridos no puedan alcanzarlas.
  • Los eléboros son una maravillosa adición en muchas combinaciones de plantas, junto con especies llamativas como el acónito de invierno, el azafrán ‘Ruby Giant’, el narciso ‘Thalia’, las campanas de coral, la campanilla de nieve, el bugal siberiano, el petirrojo gigante de la vigilia, la gloria de la nieve o la violeta diente de perro.

Características de los eléboros: Una visión general

  • Los eléboros pertenecen a la familia de las Ranunculáceas, normalmente conocida como familia de los pies de gallo o ranúnculos. Comparten esta gran familia con más de 2000 especies de plantas con flor.
  • Las plantas del género Eléboros suelen ser herbáceas o perennes. Dependiendo de la especie, la variedad y el híbrido, pueden alcanzar de 31-61 cm de altura con una extensión similar.
  • El follaje de los heléboros es una característica clave para identificar la especie, ya que su aspecto es muy específico. Consta de hojas pequeñas, palmeadas o pedunculadas, profundamente cortadas y de color verde, rosa o pardo, que crecen sobre tallos largos, gruesos y de color verde a rosa.
  • Todas las especies de heléboros tienen hojas tripartitas con foliolos divididos. Las hojas son inicialmente lisas y se vuelven algo correosas con el tiempo. En la mayoría de los ejemplares, tienen los bordes aserrados o dentados.
  • En general, los eléboros pueden florecer en cualquier momento desde finales del invierno hasta finales de la primavera. Durante este periodo, exhiben numerosos racimos de flores simples, dobles o vistosas que pueden durar de 6 a 8 semanas.
  • Sus flores tienen una amplia gama de formas y tamaños. Asimismo, vienen acompañadas de una generosa paleta de colores que contiene tonos blancos, amarillos, rosas, rojos, púrpuras, verdes, negros, y también patrones hipnóticos o mezclas de colores.
  • Cuando llega el momento de la fructificación, los eléboros los producen justo en medio de sus flores. Los frutos son folículos llenos de 10 a 20 o, raramente, de 1 a 2 semillas negras y brillantes.

Cultivo de los eléboros

Se puede decir que los eléboros son uno de los compañeros ornamentales más fáciles de tener. Aunque tienen algunas exigencias particulares en cuanto a las condiciones ambientales y de cultivo, será bastante sencillo satisfacerlas. Y una vez que consigas simular su hábitat natural en tu casa, estas simpáticas plantas perennes estarán a tu lado durante mucho tiempo.

Helleborus Elleboro, rosa de Navidad, en maceta de cerámica plateada, planta real
  • Se envía como se muestra en la imagen.
  • Para cada paquete que recibas, siempre una planta sorpresa de regalo.
  • Para cada planta más (además de la adquirida) los gastos de transporte adicionales son de solo 2...

En lo que respecta a la iluminación, los eléboros rinden mejor en lugares donde puedan experimentar una exposición de sombra parcial a total. Estas flores también pueden tolerar algo de luz solar en primavera. Sin embargo, te recomendamos que las cultives cerca de árboles u otras especies de plantas altas que les proporcionen condiciones de mayor sombra con el tiempo.

Los valores de temperatura que pueden tolerar estas plantas suelen variar de una especie a otra. La mayoría de los cultivares son resistentes al invierno. Aun así, siempre puedes encontrar eléboros que pueden ir bien en las zonas más frías. En las regiones con climas más fríos, es conveniente proteger a tus queridas flores de las duras condiciones invernales, como los vientos fríos.

Aunque a la mayoría de las plagas no les interesan los eléboros, los pulgones los encuentran atractivos. En las primeras fases de una posible infestación, estos intrusos no afectarán al bienestar general de tus plantas. Sin embargo, si el follaje de estas flores presenta partes poco saludables, debes entrar en acción. Retira todas las partes afectadas de tus plantas y rocíalas con aceite de horticultura o, para casos graves, con un pesticida adecuado.

Otros problemas comunes que pueden desequilibrar tus eléboros son los problemas fúngicos, como el mildiú o las manchas en las hojas. Si observas algún signo sospechoso en estas plantas, puedes tratarlas con fungicidas para detener cualquier propagación futura.

Plantar los eléboros

Para un crecimiento óptimo, asegúrate de plantar los eléboros en primavera u otoño. Si tus flores parecen crecer muy lentamente o carecen de flores, ¡no te preocupes! Algunas especies suelen desarrollarse más lentamente que otras y pueden necesitar unas dos temporadas antes de mostrar signos de floración.

En cuanto al suelo, los eléboros prosperan en sustratos de neutros a ligeramente alcalinos que tienen un pH de 7,0 a 8,0. Si el suelo de tu jardín está más en el lado ácido, deberías considerar la posibilidad de añadir algo de cal para obtener el pH preferido. Asimismo, estas plantas obtienen los mejores resultados en suelos ricos en materia orgánica que además cuentan con un excelente drenaje.

En el momento de la plantación, tus heléboros necesitarán un abono rico en materia orgánica, como el compost o el estiércol bien descompuesto. Añade este producto a la tierra, y luego alimenta tus plantas regularmente una vez cada primavera y a principios de otoño. Si cultivas estas flores en un suelo lo suficientemente rico, puedes prescindir definitivamente de abonarlas con productos químicos.

Regar los eléboros

El único momento en que tendrás que prestar más atención a tus eléboros de lo habitual será en su primer año tras la plantación. Durante este periodo, deberás regar tus flores siempre que la tierra se sienta seca al tacto. Pero ten cuidado. Aunque las plantas jóvenes prefieren algo de humedad de vez en cuando, no apreciarán que se les moje o se les encharque.

Prosperplast Macetero Urbi 50 cm Alto plástico Fower Pot con Interior Liner, 7 Colores, Blanco,...
  • Hecho de plástico
  • Dimensiones: 26.5 cm x 26,5 cm x 50 cm
  • Color: Blanco

Sin embargo, una vez establecidas, las cosas se harán más fáciles en la rutina de riego de tus eléboros. Estas plantas serán bastante tolerantes a la sequía durante periodos prolongados. Esta particularidad los convierte en compañeros perfectos para todo tipo de jardineros, especialmente los principiantes u olvidadizos.

Propagación de los eléboros

La forma más eficaz de conseguir más de estas preciosas flores es propagarlas por división. Este método concreto requiere poco o ningún esfuerzo por tu parte y ninguna experiencia en el mundo de la jardinería. Sin embargo, las especies H. argutifolius y H. foetidus no responden bien a la división, por lo que debes evitar exponerlas a este tipo de estrés.

En primer lugar, desentierra todos tus eléboros del medio de cultivo a principios de la primavera, y retira la tierra sobrante de sus raíces. Este paso te ayudará a notar los brotes que suelen crecer en la corona de la planta. Divide las raíces de tus plantas de modo que cada sección tenga al menos dos brotes adheridos. Después de este proceso, puedes volver a plantar las secciones de eléboros absolutamente en cualquier lugar que desees.

Si tienes una de las dos especies de eléboros mencionadas anteriormente, es mejor propagarlas mediante semillas. También puedes utilizar este método para los ejemplares híbridos, pero pueden dar semillas que no se ajusten a las plantas madre. En general, las semillas híbridas producen plantas que se parecen más a una de las especies progenitoras, no a los propios híbridos. Para obtener resultados garantizados, te recomendamos que las dividas.

Las semillas de las especies de heléboros no son viables durante mucho tiempo, por lo que debes iniciar nuevas plantas sólo con semillas frescas. Siembra las semillas en recipientes llenos de tierra fresca para macetas y mantenlas al aire libre en una zona sombreada y cálida durante todo el verano. Si mantienes la tierra constantemente húmeda, las semillas germinarán correctamente en otoño o la próxima primavera.

En conclusión

Ahora que estás más familiarizado con los eléboros, ¡es hora de añadir una o varias de estas bellezas a tu colección! Y cuando te dan tantas opciones fabulosas para elegir, decidir qué tipo se adapta mejor a tu zona de exterior es, obviamente, la parte más difícil. Pero una vez que tengas estas flores cerca, ¡no te arrepentirás de tu decisión!


✅ También te podría gustar...

❤️ Puedes compartirlo en tus redes sociales ❤️

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario