Guía del diente de león: Cómo cultivar y cuidar el «Taraxacum Officinale»

¿Buscas una planta de jardín que parezca una alegre gota de sol para añadir algo de color a tu espacio exterior? ¡No busques más que el diente de león!

Esta pradera está repleta de plantas de diente de león en flor.

El Taraxacum Officinale, conocido comúnmente como diente de león, es una de las malas hierbas más comunes que puedes encontrar en todos los jardines y espacios exteriores. Tanto a los niños como a los adultos les encanta soplar su hojaldre mientras piden un deseo.

Pero, a pesar de la reputación de esta flor de ser una mala hierba que se apodera del césped delantero, el diente de león tiene mucho que ofrecer a los jardines en los que crece.

El diente de león es más conocido por sus usos medicinales: es una fuente de antioxidantes, puede regular el azúcar en sangre, reducir el colesterol, disminuir la inflamación y reducir la presión arterial. Estas increíbles plantas fueron utilizadas por los antiguos egipcios, griegos y romanos por sus beneficios medicinales. Los registros sugieren que se han utilizado en la medicina tradicional china durante más de mil años.

Los dientes de león también se han utilizado en cocinas específicas durante mucho tiempo. Las hojas de estas hierbas tienen un alto contenido en calcio, hierro y potasio, lo que las convierte en una deliciosa adición a todo tipo de ensaladas. Las raíces del diente de león también pueden utilizarse como sustituto del café.

En el jardín, los dientes de león son una gran adición que beneficia a la fauna autóctona. Las flores están repletas de néctar y polen, lo que las convierte en una gran fuente de alimento para todo tipo de polinizadores en primavera. Los dientes de león atraen a abejas, abejorros, escarabajos, moscas voladoras, mariposas y pavos reales.

Lo mejor de tener dientes de león en tu jardín es que consigues decorar tu espacio exterior con preciosas gotas de sol con el mínimo esfuerzo. Los dientes de león son increíblemente fáciles de cuidar.

¿Estás preparado para saber más sobre el cultivo y el cuidado del diente de león? ¡Sigue leyendo a continuación!

Sobre el diente de león

  • Originario de Europa y Asia, el diente de león forma parte de la familia de las asteráceas, del género Taraxacum.
  • El nombre botánico del diente de león es Taraxacum Officinale. Otros nombres comunes del diente de león son hierba amarga, bola de aire, hierba de la calabaza, flor del reloj, bola de aire y corona del sacerdote.
  • El nombre común de diente de león procede del francés «Dent de lion», que significa diente de león, en referencia a sus hojas dentadas. El diente de león también se conoce como «cama húmeda» y «cama de pis», en referencia a los efectos diuréticos de la planta.
  • El diente de león puede quedar muy bien en todo tipo de jardines. Estas diminutas flores amarillas añaden algo de color al paisaje y atraen a los polinizadores, haciendo que tu espacio exterior parezca vivo en primavera y verano.
  • Los dientes de león son amantes del sol, pero pueden crecer en casi cualquier condición de luz. A estas flores les encanta crecer a pleno sol, y cuando reciben al menos 8-10 horas diarias de pleno sol, crecen más rápidamente.
  • En cuanto a las preferencias de suelo, a los dientes de león no les importa mucho la mezcla de suelo. Pueden adaptarse y crecer en todo tipo de suelos, incluidos los arenosos, limosos, ricos o arcillosos. Ésta es una de las razones por las que estas malas hierbas se propagan con tanta facilidad. Sin embargo, una mezcla rica en nitrógeno es la mejor manera de garantizar que tus dientes de león crezcan nutritivos y robustos.
  • En cuanto a las necesidades de agua, a los dientes de león les gusta estar en medios húmedos, y es esencial que riegues tus flores regularmente para proporcionarles los niveles adecuados de humedad.
    Los dientes de león pueden sobrevivir a temperaturas del suelo tan bajas como 10 °C. Sin embargo, la temperatura ideal para estas plantas es de unos 21°C. Ésta es una de las razones por las que estas flores sólo pueden empezar a aparecer en tu jardín a mediados del verano.
  • Como ya hemos dicho, los dientes de león son plantas que se utilizan en todo tipo de alimentos, y tienen muchos beneficios para la salud. Por tanto, no debes preocuparte por la toxicidad de estas malas hierbas. Los dientes de león no son tóxicos para los animales domésticos ni para los humanos. Por tanto, puedes cultivarlos con seguridad en cualquier lugar.
  • No hay problemas conocidos que puedan amenazar a tus dientes de león, ya que estas plantas no son susceptibles de sufrir plagas o enfermedades. Ésta es otra razón por la que los dientes de león pueden prosperar y propagarse en espacios exteriores con tanta facilidad.

Características del diente de león: Una visión general

  • El diente de león es una planta herbácea perenne que crece a partir de una raíz pivotante gruesa y sin ramificaciones. Puede crecer hasta 5-15 cm de altura y 5-15 cm de ancho.
  • Tiene hojas profundamente dentadas de color verde oscuro que son basales, lo que significa que no crecen sobre los tallos de las plantas.
  • En primavera, el diente de león florece, produciendo grandes flores redondas de color amarillo brillante que se convierten en bolas esponjosas de semillas blancas.
  • El diente de león tiene un látex lechoso que rezuma cuando se rompen las hojas o los tallos de las plantas.

Cultivo del diente de león

Cultivar dientes de león en tu jardín no es realmente una tarea difícil. Estas malas hierbas pueden sobrevivir por sí solas en todo tipo de condiciones, por lo que no requerirán mucha de tu atención. Sin embargo, si quieres cultivar plantas nutritivas que puedas utilizar por sus beneficios medicinales o para mejorar tus ensaladas, puedes ayudarlas con sus condiciones de cultivo ideales.

SAFLAX - Diente de león - 200 semillas - Taraxacum...
  • Para la gloria del diente de león existe la - flor del soplón -
  • 200 semillas por paquete. Semillas de calidad de Alemania.
  • Con instrucciones detalladas para la propagación exitosa.
  • El diente de león es originario de Asia occidental. En el...
  • Cada niño conoce la planta de hasta 30 centímetros de altura...

En primer lugar, recuerda que los dientes de león prefieren crecer a pleno sol. Aunque pueden adaptarse a la sombra parcial y a la sombra total, crecen más rápido y florecen más cuando reciben al menos 8-10 horas de luz solar al día. Por tanto, elige un lugar soleado de tu jardín para plantarlas.

Aunque no es necesario, ya que los dientes de león pueden adaptarse a diversas condiciones de crecimiento, un poco de abono orgánico beneficiará a tus plantas. Si utilizas tus dientes de león para cocinar y comer, es una buena idea que te mantengas alejado de los fertilizantes químicos. Utiliza sólo abono orgánico, como estiércol, turba, compost y aguas residuales domésticas.

La poda no es necesaria con esta pequeña flor. La única «poda» que debes realizar es cortar las flores cuando acaban de abrirse para evitar una infestación incontrolada de la mala hierba. Para mantener tu cultivo de diente de león bajo control, utiliza una herramienta afilada para cortar las flores de diente de león cuando se abran cerca de las hojas.

Plantar el diente de león

Plantar dientes de león es tan fácil como cuidar estas flores. Los dientes de león crecen increíblemente rápido, y además se adaptan fácilmente a las condiciones de crecimiento que encuentran en tu jardín. Por tanto, hay muy poco trabajo que hacer para asegurar el éxito de la plantación.

Una cosa esencial que hay que saber sobre la plantación de dientes de león es que debes plantar las semillas unas cuatro o seis semanas antes de la última helada de primavera. Puedes sembrar las semillas directamente en el exterior, en la tierra. Coloca las semillas a una distancia de entre 15 y 20 cm, porque se resembrarán rápidamente.

Al plantar las semillas, asegúrate de elegir un lugar soleado. Tus dientes de león deben recibir al menos 8 horas de luz solar al día para que crezcan nutritivos y felices.

Al plantar dientes de león, otra cosa que debes tener en cuenta es utilizar un suelo rico en nitrógeno, especialmente si piensas utilizar las plantas por sus beneficios medicinales o culinarios. Aparte de eso, estas malas hierbas no requieren un tipo de suelo específico para prosperar, ya que pueden adaptarse fácilmente a varios tipos de suelo.

Regar el diente de león

A la hora de regar los dientes de león, ten en cuenta que estas flores prefieren estar en un suelo húmedo. Esto significa que debes regarlas con regularidad, adaptando el programa de riego a las temperaturas de tu zona. No riegues en exceso tus dientes de león porque no les gusta la tierra empapada.

Si no estás seguro de la frecuencia con la que debes regar los dientes de león, puedes meter el dedo a unos 5-7 cm de profundidad en la tierra para comprobar si está seca. Si ves que la tierra está seca, es hora de volver a regar tus flores soleadas.

Propagación del diente de león

Si quieres más flores amarillas de diente de león en tu jardín, no podemos culparte. Estas flores añaden un color amarillo intenso y brillante a cualquier paisaje que necesite algunos matices interesantes. La gran noticia es que la propagación es realmente fácil con estas malas hierbas.

Como ya hemos dicho, los dientes de león se propagan por sí mismos a través de las semillas que crecen en sus globos. Pero también puedes propagar estas malas hierbas tú mismo a través de las semillas que recojas o compres. He aquí cómo hacerlo:

  • Utiliza una pequeña bolsa o recipiente para propagar las pequeñas hebras de plumas de tus Dientes de león maduros y llévalas al lugar donde quieras propagarlas.
  • Utiliza una horquilla de jardín para perder la tierra si está muy apretada para mejorar el drenaje.
  • Siembra las semillas directamente en el exterior unas cuatro o seis semanas antes de la última helada de primavera.
  • Espera unos diez días para que las semillas germinen.
  • Riega la tierra con la frecuencia suficiente para mantenerla húmeda pero no empapada.

En conclusión

Los dientes de león son plantas increíbles para tener en tu espacio exterior. Además de adornar tu paisaje con su vivo color, atraen a todo tipo de polinizadores que también benefician a tus otras plantas de jardín. Los dientes de león también pueden utilizarse en diversos alimentos y bebidas por sus beneficios medicinales.

Cultivar dientes de león no es realmente una tarea difícil. Tanto si eres un jardinero experimentado como un novato, no te resultará difícil cuidar de estas malas hierbas. Los aspectos esenciales que debes tener en cuenta al cultivar dientes de león es que necesitan mucha luz solar para crecer felices y sanos, y un suelo constantemente húmedo.

Asegúrate de controlar la propagación de tus dientes de león si no quieres que se conviertan en una molestia en tu jardín. Para ello, corta las flores de las malas hierbas en cuanto florezcan. Esto evitará que produzcan semillas y se autopropaguen a zonas de tu espacio exterior donde no las quieres.

Deja un comentario

13 − nueve =