Guía de la Gerbera: Cómo cultivar y cuidar la «margarita gerbera»

Una de las flores ornamentales más populares del mundo, la Gerbera es seguramente una pieza clave en la colección de plantas de todo jardinero respetable. Esta maravillosa planta perenne es originaria de las regiones tropicales de Sudamérica, Asia y África. En general, crece en suelos arenosos, laderas rocosas, praderas y paisajes rurales amplios.

Vista de cerca de una flor de margarita gerbera.

La gerbera viene acompañada de miles de cultivares que presentan diversas formas, tamaños y colores. Hasta ahora, nuestras mejores selecciones de Gerbera incluyen la margarita Hilton, la margarita Barberton, la G. Sweet Memories, la G. Sweet Surprise, la G. Sylvana, la G. Watermelon, la G. Rose Picotee, la G. Champagne y la G. Bicolor Red Lemon. Pero siempre puedes encontrar más ejemplares que se adapten a tu gusto.

Sigue leyendo nuestra guía sobre el cultivo y el cuidado de la Gerbera para descubrir más datos interesantes sobre esta hermosa flor.

Acerca de la Gerbera

  • Las variedades de Gerbera domesticadas suelen ser el resultado de un cruce entre las especies G. jamesonii y G. viridifolia. En el cultivo, la mayoría de los cultivadores conocen este híbrido como Gerbera hybrida. Se presenta en diferentes colores o mezclas hipnóticas.
  • Las gerberas tienen mucha importancia comercial. Son las quintas flores cortadas más utilizadas en todo el mundo, después de la rosa, el dianthemum, el crisantemo y el tulipán. La gente llama a los pequeños cultivares de Gerbera «Gerbrinis».
  • Aunque es algo tierna, la Gerbera prospera con unos cuidados mínimos y también es resistente a los ciervos. Sus preciosas flores son muy atractivas para las mariposas, las abejas y los pájaros.
  • La Gerbera puede ser una maravillosa adición a una amplia gama de decoraciones paisajísticas. Es ideal para jardines de corte, jardines tropicales, parterres, bordes, contenedores e incluso para bonitos ramos de flores cortadas.
  • Esta belleza es una excelente planta de compañía para muchas otras especies de plantas vistosas. Puedes plantarla cerca de plantas como la Dalia, la Dichondra, el Helicriso, el Heliotropo, la Hortensia, el Lirio, la Lobelia, el Pensamiento, la Portulaca, el Ranúnculo, la Salvia o el Tulipán.
  • Aparte de sus usos decorativos, la gerbera también desempeña un papel importante en la medicina tradicional. La planta tiene propiedades antiinflamatorias. Asimismo, es un gran tratamiento contra la bronquitis, los problemas respiratorios, los resfriados, los problemas digestivos, las llagas, las heridas o los arañazos.

Características de las gerberas: Una visión general

  • Miembro de la gran familia de las Asteráceas, la Gerbera la comparte con muchas otras especies interesantes de plantas con flores. Algunas de ellas son el áster, la margarita africana, el girasol, el crisantemo, la caléndula, la dalia, el diente de león, el aciano y el cosmos.
  • La gerbera es una planta herbácea perenne. Según el cultivar, esta planta puede alcanzar de 10 a 60 cm de altura y de 15 a 45 cm de anchura.
  • Su follaje consiste en rosetas basales de hojas con forma de lengua, lobuladas y de color verde claro a verde oscuro, que presentan varias venas. Las hojas suelen medir hasta 25 cm de longitud.
  • La gerbera puede florecer casi en cualquier momento del año como planta perenne, con un espectáculo más profuso desde principios de verano hasta finales de otoño. La planta puede producir flores simples o semidobles, como margaritas, de hasta 12 cm de diámetro.
  • Las flores aparecen en tallos erguidos, delgados pero robustos, desnudos y verdes, muy por encima del follaje basal. Cada flor es un capítulo, que en realidad presenta cientos de florecillas individuales.
  • De un cultivar a otro, las flores de esta planta pueden mostrar diferentes tonos de blanco, rojo, amarillo, naranja, rosa, salmón, lavanda o morado. Sus pétalos suelen mostrar más de un color.

Cultivo de la gerbera

La margarita Gerbera tendrá la mejor época de su vida en un lugar donde pueda recibir mucha luz solar. Sin embargo, esta planta no tolera el calor intenso y un exceso del mismo provocará que las hojas se chamusquen y las flores se pongan feas. En los climas con veranos calurosos o tardes duras, te sugerimos que cultives tu Gerbera donde pueda experimentar algo de sombra. En el interior, coloca tus plantas de Gerbera cerca o delante de ventanas orientadas al este, al sur o al norte.

Verdecora Pack 2 Gerberas Daisy | Gerbera jamesonii | Margarita Africana | Planta natural de...
  • Planta natural de interior o exterior con flor
  • Gerbera, tambien llamada Margarita Africana
  • Gran valor decorativo gracias a sus flores de colores llamativos y variados

En cuanto a las temperaturas, la Gerbera prospera en las zonas de rusticidad. Esta flor puede crecer sin problemas con temperaturas invernales que oscilan entre 7-10 °C. Aun así, tu planta necesitará una protección invernal adicional si vives en la zona más fría de la península ibérica. En esta zona en particular, la mayoría de los jardineros prefieren cultivar sus margaritas Gerbera como ejemplares en maceta o anuales.

Algunas plagas como los pulgones, la araña roja, la mosca blanca y los trips pueden alimentarse de las hojas de tu Gerbera de vez en cuando. La buena noticia, sin embargo, es que puedes evitar fácilmente que esto ocurra cultivando tu planta en condiciones ambientales adecuadas. En caso de infestación, sin embargo, debes eliminar a los intrusos con un fuerte chorro de agua, y luego aplicar jabón insecticida o aceite de neem para asegurarte de que te deshaces de ellos.

Plantar la gerbera

Para un crecimiento óptimo, recomendamos plantar tu Gerbera en un suelo que drene bien y sea rico en materia orgánica. Tendrás que prestar más atención al nivel de pH del sustrato. En general, la Gerbera prefiere suelos con un pH entre 5,5 y 6,5. ¡Ni más ni menos! Mientras que un nivel de pH más bajo puede dar lugar a manchas o parches negros en el follaje, un pH demasiado alto puede causar rayas amarillas en las hojas.

Si consigues encontrar el suelo ideal para tu Gerbera, no tendrás que abonarla con demasiada frecuencia. Puedes simplemente añadir un poco de abono orgánico alrededor de las raíces de tus plantas una vez al mes. Asimismo, las aplicaciones mensuales de un fertilizante hidrosoluble desde finales de la primavera hasta finales del otoño mantendrán a tu Gerbera en plena floración.

Una de las preguntas más comunes entre los cultivadores de gerberas es, por supuesto, cómo conseguir que sus plantas florezcan bien. Pero la solución no es un gran secreto. Al igual que muchas plantas que florecen repetidamente, la Gerbera sólo mostrará su esplendor si la podas y le quitas la cabeza con regularidad. Este proceso consiste en recortar las hojas insanas o enfermas y todas las flores gastadas. Además, debes recortar la Gerbera hasta unos 2,5 cm por encima del nivel del suelo justo antes de la primera helada prevista en tu región.

Regar la gerbera

La gerbera es una planta que procede del trópico, por lo que suele rendir mejor con un riego regular. Por regla general, esta flor no necesitará más de 2,5 cm de agua una vez a la semana. Como es susceptible a las enfermedades fúngicas y a la podredumbre de las raíces, tendrás que tener cuidado de no regar en exceso tu planta. ¡Pero no te preocupes! ¡Tenemos el mejor truco para evitar este problema!

ZENAKIO Macetas con Sistema Autorriego (3 Macetas) I Negro I Maceta Autorriego 18CM Ronda I...
  • LOTE DE 3 MACETAS PREMIUM: ¡En este kit no tendrás uno sino 3 maceteros decorativos interior y...
  • LOTE DE 3 MACETAS PREMIUM: ¡En este kit no tendrás uno sino 3 maceteros decorativos interior y...
  • INDICADOR NIVEL DE AGUA SÚPER PRÁCTICO - El nivel de agua en el borde del macetero grande con...

Lo primero es lo primero: debes comprobar siempre la tierra en la que crece tu Gerbera entre los riegos. Asegúrate de dar de beber a tu planta cuando la parte superior de uno o dos centímetros (2,5-5 cm) de la tierra se sienta seca al tacto. En cuanto a la humedad, la Gerbera no tiene exigencias especiales.

Los ejemplares nuevos y jóvenes necesitarán más agua que los maduros y establecidos. Durante la primera temporada de crecimiento, tendrás que regar tu Gerbera con más frecuencia para mantener la tierra constantemente húmeda. Además, como la planta entra en letargo en invierno, le bastará con un poco de agua una vez al mes durante este periodo.

Propagación de la gerbera

Las gerberas son las más hermosas cuando las plantas en masa. Si sólo tienes un ejemplar en tu colección, ¡no te desanimes! Puedes obtener fácilmente más de estas espectaculares flores propagando las tuyas mediante división, esquejes o semillas. Y, créenos, ¡también te divertirás un poco por el camino!

La gerbera suele responder bien a la división una vez que se ha asentado en su nuevo hogar y alcanza la madurez. A principios de la primavera, tendrás que desenterrar la flor de su medio de cultivo. Después de este paso, secciona sus raíces en dos partes y vuelve a plantar cada una en su lugar permanente. Asegúrate de regar las nuevas plantas de Gerbera para que tengan un buen comienzo.

Cuando llegue el verano, puedes propagar tu Gerbera mediante esquejes. En general, debes tomar los esquejes de la base o de los brotes laterales para obtener los mejores resultados. Antes de plantar, puedes sumergir los extremos cortados de los esquejes en hormona de enraizamiento para ayudarles a desarrollar un sistema de raíces más rápidamente. Después, planta los esquejes en tierra fresca que drene bien y riégalos siempre que el sustrato esté seco al tacto.

También puedes iniciar tu propia Gerbera a partir de semillas, pero este método tardará más tiempo en darte respuesta que los anteriores. Siembra las semillas directamente en la tierra una vez que haya pasado el último signo de helada, normalmente a principios de la primavera.

Ten en cuenta que sólo debes presionar las semillas suavemente sobre la capa superior del suelo para que reciban suficiente luz para la germinación. Si proporcionas agua a las semillas con regularidad, las plántulas empezarán a aparecer al cabo de un mes aproximadamente.

En conclusión

Cuando se trata de la Gerbera, se puede decir que esta flor es imprescindible, sobre todo si eres un admirador de las flores de colores. Siempre que puedas simular el hábitat tropical nativo de esta planta en casa, es relativamente fácil de cultivar y cuidar. Y con tantos cultivares coloridos y exquisitos para elegir, puedes hacer tu colección única de mezclas de colores en poco tiempo.

¿Cultivas gerberas? ¡Háznoslo saber en los comentarios!


✅ También te podría gustar...

❤️ Puedes compartirlo en tus redes sociales ❤️

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario