Cómo plantar y cultivar sandías: Guía completa

¿Estás pensando en añadir alguna fruta a tu huerto este año? ¿Por qué no optar por unas sandías grandes y jugosas?

Esta sandía ya está lista para recoger. Ya han cortado el cabo que la unía a la planta.

No es tan difícil como crees cultivar una sandía, y tendrás más de lo que tu familia pueda comer durante años. Eso significa que serás el éxito del barrio cuando empieces a repartir tu exceso de fruta gratis.

La sandía tiene un 92% de agua, lo que podría explicar por qué una rodaja de sandía es un manjar tan refrescante en un día caluroso. La dulzura azucarada de un trozo es una forma estupenda de reenergizarse y rehidratarse en el calor del verano.

Sandía Crimson Sweet - ECO
  • Sandia forma redondo-ovalado, con un peso medio de 5-8 Kg y corteza de color verde claro
  • Se siembra de marzo a mayo según zonas
  • Cultivar en bandejas para trasplante con cepellón o directamente a un marco de 100 x 80 cm

La sandía es una especie nativa de África, donde las tribus locales la utilizan más como fuente de hidratación que como alimento. La gruesa corteza de la fruta permite a la gente almacenar las cosechas de sandía durante meses, y también es ideal para transportarla.

Con el tiempo, la sandía fue llevada a Europa y al continente americano, convirtiéndose en uno de los mayores cultivos comerciales del mundo. Esta guía te ofrece todo lo que necesitas saber para cultivar esta fruta en tu huerto en casa.

Cómo construir un huerto de sandías

A menos que vivas en un clima seco como el de Nevada o el sur de California, tendrás que construir pequeños montículos para tus plantas de sandía. Los montículos dan a las plantas algo más de espacio para extender sus enredaderas hacia fuera en lugar de enroscarse alrededor del tallo principal de la planta.

PAMEX Maceta Mediterranea (50cm)
  • Composición: Polipropileno
  • Color terracota
  • Para interior y exterior

Si vives en una zona árida, es aconsejable hacer lo contrario y hacer cráteres más pequeños en el huerto. El agujero debe medir unos 60 cm de ancho y unos 15 cm de profundidad. Mueve la tierra alrededor del borde del cráter para crear un borde.

Esta técnica ayuda a mantener el suelo húmedo, reteniendo más el agua de tus sesiones de riego. El borde más alto del cajón permite que las enredaderas crezcan por encima, dándoles más espacio para moverse.

Los jardineros pueden construir estos montículos a una distancia de entre cuatro y seis pies, en hileras separadas por ocho pies. Es importante entender que las vides de sandía pueden crecer hasta 3 metros de longitud. Los jardineros de climas húmedos experimentan el mejor crecimiento y requieren un mayor espaciamiento entre las plantas.

Al espaciar las plantas también hay menos posibilidades de que las enfermedades infecten tu cosecha de sandías en condiciones de humedad y nublado.

Siembra de la sandía

La sandía funciona mejor cuando se siembra directamente en el jardín. Sin embargo, la siembra directa puede no ser adecuada para todas las variedades y todos los climas. Algunas variedades de sandía tardan hasta 100 días en terminar de fructificar.

Gardman Regadera Vintage de Metal de 4,5 litros (1 galón) (Tweed)
  • 1 GALÓN: capacidad 4.5L
  • ACERO GALVANIZADO para mayor resistencia
  • LARGA VIDA debido al recubrimiento en polvo

Lo último que quiere el jardinero es que su planta muera por una helada justo antes de empezar a dar frutos. Por tanto, los jardineros deben elegir variedades que terminen de producir antes de que llegue el frío del invierno.

La sandía es una planta de estación cálida, y no sobrevivirá al invierno. El cultivador tendrá que utilizar plantas frescas la temporada siguiente para la siguiente cosecha. Planta las semillas unas dos semanas después de que caigan las últimas heladas en tu zona. Las raíces necesitan calor en el suelo para asegurar un rápido crecimiento.

Las semillas de sandía germinan cuando la temperatura del suelo alcanza los 15°C de forma constante. Sin embargo, la germinación tiene mucho más éxito si el cultivador espera a que el suelo se caliente hasta la franja de 20 a 35 °C. La temperatura ideal del suelo para una rápida germinación es de 35 °C.

Cómo cultivar la sandía

Para obtener la mayor y más jugosa cosecha de sandías de tu jardín, tendrás que proporcionar a tus plantas de sandía unas condiciones de cultivo óptimas. Esta parte del post te guía por todo lo que necesitas para cultivar tu cosecha de sandías.

Condiciones de luz solar

Antes de construir tus montículos o cráteres de sandía, tendrás que seleccionar el lugar de cultivo adecuado para tus plantas de sandía. A la sandía le gusta crecer en condiciones de plena luz solar. La planta necesita un mínimo de ocho a diez horas de luz solar al día.

Descuento del 7%
Macetero de ratán Prosperplast 26.6 L Sembradora de antracita Interior exterior con caja interior...
  • Fabricado en plástico de alta calidad - polipropileno.
  • Apto para interior y exterior.
  • Viene con inserto / forro interior.

Si cultivas en zonas en las que te pones un jersey a finales del verano, tu sandía podría necesitar la ayuda de un invernadero para una producción óptima. Las plantas de sandía necesitan una combinación de luz solar y calor para producir. Los climas más fríos requieren el uso de un invernadero para calentar el aire hasta niveles tolerables para tus sandías.

Cuando prepares las camas para tus plantas de sandía, comprueba si hay árboles que puedan dar sombra a la zona de cultivo, ya que la posición del sol cambia en el cielo más adelante en la temporada de crecimiento.

El suelo

El suelo es la segunda consideración para tus plantas de sandía. A las sandías les va bien crecer en suelos sueltos, arenosos y limosos. Para obtener los mejores resultados con tu cultivo de sandías, lleva una muestra de suelo a tu vivero local para que la analicen. Medirán el pH y los niveles de nutrientes de la muestra.

Si los resultados de la prueba arrojan deficiencias en micronutrientes, el vivero puede ayudarte a comprar las enmiendas adecuadas para mejorar la nutrición del suelo. El suelo también debe drenar bien, evitando que se encharque, lo que provocaría el desarrollo de la podredumbre de las raíces de las plantas.

Descuento del 6%
COMPO Fertilizante de plantas verdes para plantas de interior, balcón y terraza, Con extra de...
  • Plantes verdes y resistentes: Fertilizante con nutrientes minerales y extra de potasio y hierro para...
  • Suministro de nutrientes esenciales desde el primer uso, Promueve el crecimiento de raíces y mejora...
  • Fácil de utilizar: Dosificación limpia y segura según las etapas I a III marcadas en la tapa...

La mayoría de los jardineros obtendrán los mejores resultados añadiendo al suelo enmiendas como vermiculita, perlita y compost. Los jardineros también tienen la opción de cultivar sus sandías en camas elevadas. Sin embargo, deben asegurarse de que el suelo permanezca húmedo en todo momento.

Incorpora el compost a la tierra del jardín en una proporción de 20 a 50 kilos por cada metro cuadrado de tierra. Te recomendamos que mantengas la tierra lo más suelta posible. Si la tierra se compacta, las sensibles raíces de la planta de sandía no penetrarán, lo que reducirá la producción de la planta más adelante en la temporada.

Agua

El agua es otro componente esencial para cultivar sandías grandes y jugosas en tu jardín. Las sandías disfrutan de un suelo húmedo. Sin embargo, es fundamental que el jardinero no riegue en exceso las plantas. Como se ha dicho, anegar el suelo puede dañar las raíces. Sin embargo, regar demasiado la planta también puede invitar a otras enfermedades a entrar en el jardín para infectar el resto de tu cosecha.

Sandia Crimson Sweet
  • Sandia forma redondo-ovalado, con un peso medio de 5-8 Kg y corteza de color verde claro con listas...
  • Se siembra de marzo a mayo según zonas
  • Cultivar en bandejas para trasplante con cepellón o directamente a un marco de 100 x 80 cm

Para comprobar si ha llegado el momento de regar tus sandías, mete el dedo unos dos centímetros en la tierra. Si la tierra está seca, es hora de regar. Si está húmeda, dale un día más antes de regar. Después del segundo mes, la planta se establecerá firmemente en el jardín, y podrás reducir el programa de riego.

Algunos jardineros afirman que no necesitan regar sus plantas en las zonas donde llueve mucho durante la temporada de crecimiento. Cuando los frutos empiezan a madurar, es fundamental que prestes atención a tu programa de riego.

El riego constante de las plantas evita que las sandías absorban demasiada agua, lo que hace que las cáscaras se partan. Algunas variedades de sandía son resistentes a las grietas, como la «Sugar Baby» y la «Mini Love».

Cuando las sandías estén a una semana de la cosecha, deja de regar las plantas. Esta estrategia ayuda a las sandías a producir más azúcares, lo que les da un sabor más dulce en la cosecha. Cuando riegues tus plantas, es importante que no caiga agua sobre las hojas.

Salpicar agua en las hojas al regar puede provocar la aparición de enfermedades en las plantas.

Puesta en marcha del mantillo

Cuando la planta alcance unos 10 cm de altura, empieza a acolchar alrededor de la base, a unos 10 cm del tallo. Repite el acolchado cada mes a medida que la planta crezca.

El acolchado ayuda a retener la humedad en el suelo. Al regar, el mantillo se descompone, liberando nutrientes naturales en el suelo. No es necesario que añadas ningún fertilizante a la planta durante la temporada de crecimiento con el acolchado.

Descuento del 8%
Sustrato Universal 5l
  • Sustrato de muy altas prestaciones
  • Pensado para todo tipo de plantas ornamentales y hortícolas
  • En condiciones tanto de interior como de exterior

El acolchado también ayuda a evitar la aparición de malas hierbas alrededor de tus plantas, que compiten por los mismos recursos nutricionales del suelo. Colocar mantillo debajo de la fruta en el suelo también evita que las sandías se pudran al madurar.

Si haces el acolchado en climas más cálidos, utiliza un sustrato de paja, y usa un acolchado de color más oscuro para las temperaturas más frías. El mantillo más oscuro atrae la luz del sol y el calor hacia la base de las plantas y las raíces.

Cosechar tu cosecha de sandías

Es fundamental que los jardineros esperen a que la fruta alcance la plena madurez antes de cosecharla. Esta fruta no sigue madurando después de la cosecha, como los aguacates y los albaricoques. Las sandías pueden echarse a perder en pocos días después de la cosecha, por lo que los jardineros deben estar atentos para controlarlas cuando lleguen a la fase de maduración.

Las sandías aumentan de tamaño repentinamente cuando se acercan a la cosecha. En esa fase, el hortelano tendrá que comprobar diariamente la madurez de la fruta. Si el fruto se desprende de la cepa, recógelo, ya que no crecerá ni madurará más.

Sandia Sugar Baby
  • Sandia con frutas de forma redonda, corteza de color verde y carne roja
  • Se siembra de marzo a mayo
  • Cultivo de asiento, a golpes y marco de 100 x 80 cm

Fíjate en los pequeños zarcillos que hay cerca de la base de la cepa, donde se une a la sandía. Si los zarcillos se vuelven marrones, significa que la sandía está madura y lista para ser recogida. Las hojas que rodean los zarcillos también deberían volverse marrones.

Algunos jardineros pueden golpear la sandía para ver si hace un sonido hueco o un golpe seco. Sin embargo, no es un método tan fiable como puede parecer. En su lugar, recomendamos comprobar la parte inferior de tus sandías. Si la parte inferior pasa de ser blanca o verde claro a un color amarillo crema, entonces está madura y lista para la cosecha.

Otro truco es esperar a que la piel de la sandía pase de su brillo a un efecto opaco.


✅ También te podría gustar...

❤️ Puedes compartirlo en tus redes sociales ❤️

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario