Cómo plantar y cultivar lechuga romana: guía completa

La lechuga romana o «cos» es una variedad de lechuga muy popular, aclamada por su sabor, su contenido nutricional y su versatilidad; además, es fácil de cultivar. Crece en cabezas altas de hojas robustas que ofrecen un gran crujido al comerlas. También es bastante duradera, soporta fácilmente el calor y es muy fácil de cuidar. La lechuga romana debe su nombre a los romanos, que probablemente importaron esta verdura de hoja verde de Grecia de Arabia.

Una lechuga romana recolectada y lista para comer.

En cuanto a su contenido nutricional, la lechuga romana ofrece la mayoría de los beneficios que aportan la mayoría de las verduras de hoja verde oscura, como antioxidantes, fibra y oligoelementos. También es bastante fácil de cultivar. Tanto si eres un cultivador experimentado como un novato, si estás interesado en añadir lechuga romana a tu jardín, sigue leyendo para obtener algunos consejos e información útiles.

Acerca de la lechuga romana

  • A diferencia de la mayoría de las variedades de lechuga, la romana tolera el calor.
  • En inglés americano, se conoce como «romaine», mientras que en inglés británico se denomina tanto «romaine» como «cos» lettuce. Varios diccionarios han atribuido el nombre «cos» a la isla griega de Cos, que es donde se cree que se cultivó la lechuga por primera vez; sin embargo, otros han relacionado la palabra «cos» con «khus», la palabra árabe para lechuga.
  • Se dice que los romanos la introdujeron en Europa occidental, y se cree que los romanos conocieron la lechuga gracias a los griegos.
  • En italiano, la lechuga romana se llama «lattuga romana» y en francés, «laitue romaine». Ambos nombres, el italiano y el francés, se traducen en «lechuga romana»; de ahí que se la denomine «romaine», el nombre norteamericano de la lechuga.
  • La lechuga romana se utiliza habitualmente como verdura para ensaladas. Es la base de la popular ensalada César. También es un ingrediente habitual en la cocina de Oriente Medio.
  • Al igual que otros tipos de lechuga, la romana puede cocinarse; por ejemplo, puede hacerse en sopa o guisada.
  • Las hojas -sobre todo las exteriores más viejas- presentan unas densas nervaduras, y suelen contener una sustancia lechosa que es la responsable de dar a la lechuga el sabor amargo y herbáceo por el que es famosa.
  • La lechuga romana ofrece varios beneficios nutricionales. Es rica en vitaminas, minerales y nutrientes esenciales, como la vitamina A y la vitamina C, que son potentes antioxidantes que desempeñan un papel crucial en el mantenimiento del funcionamiento de varias funciones corporales y órganos, ya que combaten los radicales libres, que pueden provocar diversas complicaciones de salud si están en niveles elevados, como artritis, enfermedades cardíacas e incluso cáncer. También es rica en vitamina K, calcio, potasio, fósforo y magnesio.
  • Aunque es rica en nutrientes, la lechuga romana es baja en calorías, hidratos de carbono y grasa. Una taza de lechuga romana (unos 47 gramos) contiene aproximadamente 8 calorías, 1,5 gramos de hidratos de carbono y 0,1 gramos de grasa.

Lechuga romana: una visión general

  • La lechuga romana (Lactuca sativa L. var. longifolia) es una variedad de lechuga de jardín. Crece en una cabeza alta de hojas robustas de color verde oscuro que presentan costillas firmes a lo largo del centro.
  • Mientras que la mayoría de los tipos de lechuga son sensibles al calor, la lechuga romana tolera bien el calor. Aunque todas las variedades de lechuga romana pueden soportar el calor, tres variedades, en particular, lo toleran mejor: Jericó, Sparx y Coastal Star.
  • Aunque soporta bien el calor, la lechuga romana se desarrolla mejor cuando se cultiva en climas más frescos, y prefiere un suelo rico en humedad.
    Si se expone demasiado al sol, puede producirse un atornillado, lo que significa que pueden brotar demasiado pronto, dejándolas inservibles.
  • La lechuga romana forma manjos altos y apretados de hojas gruesas que pueden alcanzar hasta 50 cm de altura, y tarda entre 65 y 80 días en alcanzar la madurez.
  • Como el sistema radicular es poco profundo, la mayoría de las variedades de lechuga romana crecen bien tanto en el suelo como en contenedores.

Cultivo de la lechuga romana

En general, la lechuga romana es bastante fácil de cultivar. Es un cultivo de clima fresco, por lo que puede cultivarse tanto en primavera como en otoño. Las semillas crecen rápidamente -unos 10 días después de haberlas plantado- y germinan mejor en temperaturas que oscilan entre los 12 y los 18 grados Celsius.

Eurogarden - Semillas Hortícolas.Lechuga Romana Larga Verde - Teresa
  • Eurogarden → SEMILLAS HORTÍCOLAS para plantar en tu huerto.
  • Iníciate al mundo del huerto con semillas EUROGARDEN.
  • Cultiva tus propios alimentos y disfruta de todos sus beneficios.

Este cultivo crece mejor a pleno sol y es tolerante al calor; sin embargo, ten en cuenta que, como ya se ha dicho, la exposición excesiva al calor o al sol intenso puede hacer que las plantas se atornillen o que las hojas se marchiten. Para un cultivo precoz, lo mejor es sembrar las semillas en pisos cuatro semanas antes de las últimas heladas y luego trasplantarlas al exterior a mediados o finales de la primavera.

Si tienes intención de cultivar en verano, elige un lugar que reciba una sombra parcial o que tenga una exposición solar hacia el este, lo que ayudará a evitar los posibles efectos negativos del calor excesivo y la exposición al sol.

Aunque la lechuga romana crece en una gran variedad de suelos, se desarrolla mejor en suelos frescos, sueltos y bien drenados que reciban abundante humedad y tengan un pH de 6,2 a 6,8, ya que es sensible a los niveles bajos de pH. Para favorecer unas hojas tiernas y sabrosas, añade mucha materia orgánica de abono al suelo, que debe enmendarse antes de plantar las semillas.

Para las plantaciones muy tempranas, utiliza cubiertas en hileras para proteger la lechuga del frío y de los insectos. Las cubiertas en hileras que se apoyan en aros darán sombra a las plantas cuando llegue el clima cálido. Como la lechuga romana tiene un sistema radicular poco profundo, la tierra debe mantenerse húmeda, pues de lo contrario las plantas se marchitarán y perecerán.

Riega ligeramente, pero con regularidad, y aplica mantillo sobre los sistemas radiculares para fijar la humedad en el suelo y suprimir el crecimiento de las malas hierbas. Para favorecer un crecimiento más rápido, abona con un fertilizante de tipo emulsión de pescado con bajo contenido en nitrógeno, ya que los niveles altos de nitrógeno pueden hacer que las verduras sean demasiado amargas.

Si tienes intención de plantar lechuga romana en otoño, planifica tus cultivos para que alcancen la madurez más o menos cuando se produzcan las primeras heladas en tu localidad, ya que las plantas maduras no son tan tolerantes a las heladas como los plantones.

Plantar lechuga romana

Plantar lechuga romana es bastante fácil. Para los cultivos de primavera, siembra directamente o trasplanta la lechuga romana a principios de la primavera, cuando se pueda empezar a trabajar la tierra. Empieza pronto trabajando el suelo con compost o estiércol, y luego rastrilla la tierra y la mezcla de compost o estiércol para que quede lisa, creando un semillero fino que estará listo para aceptar tus semillas de lechuga romana en primavera.

Ten en cuenta al plantar que, para germinar, las semillas deben recibir luz, por lo que se recomienda sembrar a muy poca profundidad y cubrir con una fina capa de sustrato de cultivo.

Al sembrar directamente la lechuga romana, siembra las semillas a una profundidad de medio centímetro, con una separación de 2,5 cm, con una separación de 30-45 cm entre las filas. Cuando hayan aparecido dos o tres hojas verdaderas, separa entre sí de 15-25 cm para todas las variedades de lechuga romana, y de 30 cm para las variedades de cabeza crujiente. Si lo prefieres, puedes sembrar las semillas, lo que es ideal para las variedades de lechuga romana de hoja suelta, en parches en lugar de en hileras.

Para los trasplantes, siembra las semillas de lechuga romana en celdas de 2,5 cm unas 4 semanas antes de que pretendas trasplantarlas al exterior. Para endurecer las plántulas, reduce al mínimo la humedad y la temperatura unos 3 días antes del trasplante; una vez endurecidas, las plántulas deben ser capaces de sobrevivir a temperaturas de hasta -6 °C.

Para las variedades de lechuga romana crispeade, los trasplantes deben espaciarse 30 cm en hileras de 45 centímetros. Para otras variedades de lechuga romana, los trasplantes deben espaciarse entre 15 y 20 cm en hileras de entre 30 y 30 cm.

Riego de la lechuga romana

La lechuga romana se desarrolla mejor en suelos húmedos y con buen drenaje. Como tal, las plantas deben regarse con regularidad; sin embargo, al regar, ten en cuenta que los sistemas radiculares de estas plantas son muy superficiales, por lo que al regar, debes hacerlo con suavidad. Si el agua se aplica con demasiada fuerza, las raíces pueden resultar dañadas. Para retener la humedad en el suelo, aplica mantillo alrededor de las plantas.

Propagación de la lechuga romana

La lechuga romana es fácil de rebrotar a partir de esquejes. Para ello, sólo necesitas la parte inferior de un tallo de lechuga para que el sistema de raíces se extienda. Para reproducirla, corta la parte inferior de un manojo de lechuga; no debe ser demasiado corta, pero sí lo suficientemente larga como para poder plantarla fácilmente.

Descuento del 3%
PLANTAWA Mesa de Cultivo Ceres 120, Mesa Rectangular Grande para Huerto Urbano, Mesa de Cultivo...
  • 【Alta calidad】 La mesa de cultivo está fabricada silvestre y tratada en autoclave. Incluye...
  • 【Comodidad】 Diseñada para hacer las labores de cultivo más fáciles y eficientes. Requiere de...
  • 【Para todos los públicos】 Ideal para todo tipo de edades. Muy útil para que los más pequeños...

Remoja los fondos poniéndolos en agua al menos durante una noche; sin embargo, se recomiendan varios días. Prepara la tierra según los consejos recomendados anteriormente en un lugar que reciba mucha luz solar, y luego coloca los fondos empapados del esqueje en la tierra. Riega los esquejes y cúbrelos con mantillo para bloquear la humedad.

Conclusión

Si te interesa cultivar una verdura sana, sabrosa y versátil, la lechuga romana es una gran elección. Es muy resistente, versátil y fácil de cultivar; además, es sabrosa, se puede consumir de diversas maneras y es rica en nutrientes vitales. Siguiendo los consejos recomendados anteriormente, no deberías tener ningún problema para cultivar con éxito la lechuga romana.


✅ También te podría gustar...

❤️ Puedes compartirlo en tus redes sociales ❤️

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario