Cómo plantar y cultivar espinacas de Nueva Zelanda: Guía completa

Cuando el calor del verano está en pleno apogeo, la lechuga, las espinacas y otros tipos de verduras de hoja verde empiezan a marchitarse. Es entonces cuando los jardineros inteligentes que quieren seguir disfrutando de todos los beneficios para la salud que ofrecen este tipo de verduras empiezan a cultivar espinacas de Nueva Zelanda. Esto se debe a que, a diferencia de otros tipos de verduras de hoja verde, ésta prospera en condiciones de calor.

Una persona acaba de recolectar hojas frescas de las espinacas que tiene en su huerto.

Se trata de una hortaliza perenne que se cultiva como una tierna planta anual; a pesar de su nombre, la espinaca neozelandesa está en realidad más estrechamente relacionada con la familia de las aizoáceas, que incluye algunas de las plantas de interior suculentas más populares; sin embargo, las hojas se pueden consumir, y ofrecen un sabor delicioso, y un montón de nutrientes. Si te interesa y quieres saber más sobre el cultivo de esta planta de hoja oscura, sigue leyendo para obtener información útil.

Sobre las espinacas de Nueva Zelanda

  • A diferencia de las variedades más tradicionales de espinacas, que forman parte de la familia de las Amarantáceas, las espinacas de Nueva Zelanda (Tetragonia tetragonioides) pertenecen a la familia de las Aizoáceas.
  • Aunque el aspecto, el sabor y el contenido nutricional son similares, y aunque puede utilizarse de la misma manera que las variedades más tradicionales de espinacas, las espinacas neozelandesas crecen en condiciones muy diferentes. Las espinacas normales son un cultivo de clima frío y pueden sobrevivir a las heladas, mientras que las neozelandesas prosperan en clima cálido y mueren con las heladas.
  • La planta produce verduras de hoja verde; sin embargo, las hojas son mucho más densas y suculentas que las de otras variedades de espinacas; de ahí que también se la conozca como «planta de hielo». Otros nombres que se utilizan son espinaca perenne, Tetragonia y espinaca perpetua.
  • La espinaca neozelandesa puede atornillarse, un fenómeno que produce un tallo alto. Se produce cuando el tallo primario se alarga y forma racimos de flores. Cuando las espinacas se atornillan, las hojas tienen forma triangular o de punta de flecha, en lugar de ovalada. Además, las espinacas atornilladas producen menos hojas.

Espinacas de Nueva Zelanda: una visión general

  • Al igual que las variedades tradicionales de espinacas, las espinacas de Nueva Zelanda son de hoja verde; sin embargo, a diferencia de otras variedades, que se desarrollan mejor en condiciones frescas y son tolerantes a las heladas, las espinacas de Nueva Zelanda prosperan en condiciones cálidas, seguirán produciendo durante el tiempo caluroso y no toleran las heladas. Se marchita cuando llega el frío.
  • La espinaca neozelandesa es de crecimiento bajo y de tallo débil, y alcanza de 30 a 60 cm de altura y más o menos lo mismo de ancho, según las manos del experimentado cultivador.
  • Produce hojas suculentas de forma ovalada a triangular, de color verde pálido a oscuro y de unos 5 a 6 cm de longitud. Las hojas de esta variedad de espinacas son más pequeñas y tienen una textura borrosa, a diferencia de las hojas de las espinacas tradicionales, que son más grandes y tienen una textura lisa.
  • Las espinacas de Nueva Zelanda producen pequeñas flores amarillas y cápsulas cónicas.
  • Las hojas suculentas son tiernas y tienen un sabor amargo. Pueden consumirse crudas o cocidas, salteadas o guisadas, o mezcladas con otros platos.
  • Al igual que otras variedades de espinacas, las de Nueva Zelanda tienen un alto contenido nutricional. Contiene una variedad de vitaminas, minerales y nutrientes esenciales, como vitamina K, vitamina B6, vitamina C, vitamina B2, hierro, cobre y manganeso.
  • Gracias a su valor nutritivo, las espinacas neozelandesas ofrecen varios beneficios para la salud. Puede prevenir el asma, proteger el sistema nervioso, engrosar el cabello, mejorar la salud cardiovascular, reducir la fatiga, fortalecer el sistema inmunitario, reducir los síntomas de la artritis reumatoide y favorecer un corazón más sano.

Cómo cultivar espinacas de Nueva Zelanda

Las espinacas de Nueva Zelanda son una excelente adición a cualquier jardín de verano cuando otras verduras están fuera de temporada, ya que prosperan en climas cálidos, mientras que otras verduras de hoja verde no toleran el calor. Como prefiere el calor, la espinaca neozelandesa debe plantarse en un lugar cálido que reciba mucha luz; sin embargo, se beneficia de algo de sombra durante la parte más calurosa del día.

El suelo debe ser rico en nutrientes, con niveles bastante altos de cal, con buen drenaje, y un nivel de pH de 6,8 a 7,0 es ideal.

Como a este verde de hoja oscura le gusta el suelo rico en cal, le va bastante bien el subsuelo de piedra caliza o tiza. Asegúrate de evitar plantar en suelos con niveles de acidez elevados, o si el suelo es ácido, mezcla con cal antes de cultivar y comprueba el nivel de pH antes de plantar. Si la espinaca neozelandesa se cultiva bien en lugares en los que las espinacas normales se agotan rápidamente, es perfecta para ella.

Las necesidades de la espinaca neozelandesa varían a lo largo del año. Como tal, puede ser difícil incluirla en un plan de rotación de cultivos; sin embargo, como crece tan rápidamente, funciona muy bien como cultivo de captura, y puede cultivarse y cosecharse sin interrumpir los cultivos que crecen a un ritmo más lento, como la col o los puerros, que son excelentes plantas de compañía.

Espinaca de Nueva Zelanda (Tetragonia tetragonioides) -...
  • 🌿 SEMILLAS La espinaca neozelandesa es una planta perenne,...
  • 🌱 VARIEDADES DE POLINIZACIÓN ABIERTA Alta capacidad de...
  • 🎁 CALIDAD El empaque puede diferir del mostrado en la imagen....
  • 👆 DURABILIDAD La fecha impresa en los sobres es la fecha de...
  • 🍄 ACERCA DE NOSOTROS Magic Garden Seeds ofrece semillas de...

Como las espinacas necesitan un suelo que retenga la humedad, sembrarlas en terrenos secos y mal trabajados resultará infructuoso. En cambio, la tierra debe estar bien trabajada y regada. Trabaja entre 10-20 kilos de compost por metro cuadrado de jardín o estiércol maduro. Lo mejor es un suelo ligero o arenoso.

Además, aplica una capa de fertilizante que contenga un 12% de nitrógeno, un 6% de fosfato y un 6% de potasio, y trabájalo en el terreno a razón de 1 onza por yarda cuadrada. Si el suelo se prepara de esta manera, no debería ser necesario ningún tipo de alimentación adicional. Aplica mantillo alrededor de la base de las plantas para evitar que crezcan las malas hierbas, bloquear la humedad y mantener el suelo y las raíces frescos.

Utiliza cubiertas de hileras para proteger las hojas de las plagas, como los pulgones, los minadores de las hojas, los gusanos de la col y los bucles de la col.

El mejor momento para cosechar las espinacas neozelandesas es cuando las hojas son jóvenes, ya que las más jóvenes son más dulces, mientras que las más viejas suelen tener un sabor amargo. Si quieres, al cosechar puedes quitar un puñado de hojas, o puedes cortar toda la planta hasta el suelo.

Cómo plantar espinacas de Nueva Zelanda

Como se ha mencionado varias veces, las espinacas neozelandesas crecen mejor en temperaturas cálidas que oscilan entre los 15-24 grados C. El momento ideal para sembrar las semillas en el jardín es alrededor del momento en que ha pasado el riesgo de la última helada o más tarde. Puedes adelantarte sembrando las semillas en el interior 2 o 3 semanas antes de la última helada de la primavera y trasplantarlas en una fecha posterior.

Es importante recordar que, a diferencia de las espinacas verdaderas, las espinacas neozelandesas no son resistentes al frío y, por tanto, no soportan las heladas. De hecho, la mejor época del año para plantar espinacas de Nueva Zelanda es cuando hace demasiado calor para otras variedades de espinacas. La planta necesita entre 55 y 65 días después de la plantación para lograr la cosecha.

Las semillas deben sembrarse en el suelo a una profundidad de 1,25 cm y con una separación de 5-10 cm. Al igual que las semillas de remolacha, las espinacas de Nueva Zelanda crecen a partir de racimos de semillas que generan múltiples plántulas. Para acelerar la germinación, remoja las semillas en agua durante la noche. Cuando las plántulas de espinacas alcancen unos 5 cm de altura, acláralas hasta las más fuertes, con una separación de entre 12 y 18 cm.

Al igual que la calabaza, la espinaca neozelandesa puede colocarse en colinas, lo que permitirá que los tallos débiles se extiendan. El espacio ideal entre las colinas o hileras es de 60-90 cm.

Cómo regar las espinacas de Nueva Zelanda

Las espinacas de Nueva Zelanda deben mantenerse uniformemente húmedas. Para asegurar su pleno crecimiento, riega estas plantas con regularidad. Evita que la tierra se seque, pues de lo contrario las hojas se marchitarán y las plantas pueden morir. Aunque esta singular hortaliza de hoja verde puede tolerar las condiciones de sequía una vez establecida, las hojas no serán tan tiernas ni sabrosas.

COMPO Huerto Urbano Substrato universal para frutas,...
  • Substrato listo para usar con suministro de nutrientes para 2-5...
  • Plantas más sanas: Aporta fertilidad, Mejora la estructura del...
  • Fácil de utilizar: Soltar ligeramente la tierra, llenar el...
  • Calidad COMPO: materias primas seleccionadas según la receta...
  • Contenido: 1 x COMPO Huerto Urbano Substrato universal apto para...

Además, ten en cuenta que si la tierra se seca por completo, corres el riesgo de matar las plantas. Para retener la humedad en el suelo, asegúrate de aplicar un mantillo alrededor de la base de las plantas. Como se ha dicho, asegúrate de regar las plantas desde abajo. Si se riegan desde arriba, puede aparecer oídio en las hojas.

Cómo propagar las espinacas de Nueva Zelanda

Propagar las espinacas de Nueva Zelanda a partir de esquejes es bastante sencillo. Para ello, elige plantas sanas que tengan raíces fuertes y al menos una hoja en cada uno de los segmentos de la raíz. Recorta cualquier otra hoja que no esté conectada a las raíces seleccionadas.

Llena las macetas con agujeros de drenaje con tierra para macetas de alta calidad, que drene bien y sea porosa. Introduce los esquejes en la tierra, dejando al menos 5 cm entre cada uno. Mantén la tierra húmeda para evitar que amarillee o se marchite. Planta los esquejes a unos 2,5 cm de profundidad, de modo que el tallo quede justo por debajo del nivel del suelo para obtener los mejores resultados; sin embargo, evita cubrir la copa.

Coloca los esquejes en un lugar bien iluminado y cálido, y asegúrate de regar la tierra con regularidad. Una vez que se desarrolle un sistema radicular fuerte, trasplántalo a macetas más grandes, y cuando crezca, trasplántalo al suelo.

Reflexiones finales

La espinaca neozelandesa, una hortaliza de hoja verde tolerante al calor, rica en nutrientes y relativamente fácil de cultivar, es una excelente adición a cualquier jardín. Con los consejos y la información anteriores, deberías estar en camino de disfrutar de una abundante cosecha.

Deja un comentario

cinco × 5 =